Mery y Javi en París

Esta semana, Mery me pidió que la acompañara a la última prueba de su vestido y, más allá de que me encantara y supiese que Javi iba a morir al verla, me sorprendió algo relacionado conmigo: sabía la fecha exacta en la que nos habíamos conocido. Fue en diciembre de 2016. Y en ese entonces no sabía todo lo bonito que me quedaba por conocer de ellos y de su historia. Porque en todo este tiempo, vivir con ellos los preparativos ha sido, sobre todo, divertido.

 

En abril, se alinearon los astros y acabamos en París, donde pasamos 24 horas juntos, contándome anécdotas, historias personales y toda la ilusión con la que preparaban cada detalle de su boda. Estas fotos son el resultado de ese ratito que pasamos juntos y que no recogen lo suficiente lo mucho que se quieren y la pedazo de química que hay entre ellos.

 

Hoy es su día, hoy reafirman delante de todos los que les quieren que ese compromiso que firmaron hace ya unos años, continúa. Porque, al llegar a Madrid, Javi me explicó qué era lo que más le gustaba de Mery, porqué era tan importante para él y, aunque me lo guardo para mí, estoy segura que se van a hacer muy felices el uno al otro. Y aún más convencida de que mi trabajo es precioso por la oportunidad que me brinda de conocer historias como la suya.

 

Ya sabéis lo mucho que os deseo felicidad, electricidad y muchos viajes. Hoy vamos a celebrarlo con Cayuela Videos, quien, precisamente, nos presentó. Gracias Santi, hoy bailaremos por ellos y por todo lo bonito que les espera.

 

0 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los campos necesarios están marcados *.